Banner diseñado con fotografias de Almudena María Florido Selvático y David Núñez Canales

Video promocional del Blog

martes, 7 de marzo de 2017

Urgen costaleros solidarios - Villanueva del Rio y Minas

La cofradía de la Buena Muerte de Villanueva del Río y Minas busca portadores para garantizar su salida del Viernes Santo



La hermandad del Santísimo Cristo de la Buena Muerte y María Santísima de los Dolores de Villanueva del Río y Minas busca hombres y mujeres para calzar los pasos de sus titulares durante la estación de penitencia del próximo Viernes Santo. La cofradía, una de las pioneras en aprobar la existencia de cuadrillas mixtas en la provincia de Sevilla, necesita nutrir las trabajaderas de voluntarios para evitar la suspensión de la procesión de una corporación que el 8 de diciembre, día de la Inmaculada, cumplirá 75 años. El único requisito es lucir zapatillas negras, fajarse y haber alcanzado la mayoría de edad o, en su defecto, disponer de autorización paterna para los jóvenes de 16 y 17 años.

En los ensayos celebrados hasta la fecha, el paso del crucificado, una imagen moderna que sustituyó a una primitiva que fue bautizada con el cariñoso apelativo de El Morenito y cuya policromía presentaba serias deficiencias de conservación, ha sido portado por 17 jóvenes. El paso es calzado por 24 personas –hombres y mujeres–, aunque la congregación que dirige Alberto Jiménez Vizuete busca nuevos costaleros hasta alcanzar la cifra de 30 para garantizar los relevos. El trono del Señor es el más afectado, ya que a los pies de la Virgen, una advocación mariana de la centuria del XVII, ya se han reunido 21 almas.

La hermandad de la Buena Muerte procesiona desde la Parroquia de San Fernando la tarde del Viernes Santo, una jornada que concluye cuando ambas imágenes traspasan el dintel de la puerta principal en la madrugada del Sábado Santo. Los capataces del Cristo y la Virgen, Juan María Solís y Federico Ramón Bermúdez, respectivamente, se afanan en garantizar un acto que se celebra de forma ininterrumpida, excepto en los años en los que se han producido inclemencias meteorológicas, desde la Semana Santa del lejano 1943.

La inquietud en el seno de la cofradía, que no asegura la celebración del desfile, es absoluta, ya que Alberto Jiménez, que apela a los «corazones voluntarios de los jóvenes de Sevilla», y sus colaboradores de la junta de gobierno buscan aliados para que el Cristo de la Buena Muerte y la Virgen de los Dolores repitan la tradición de implorar el rezo íntimo y sincero de las Hermanas de la Cruz, una congregación establecida en el convento homónimo y especialmente vinculada a la hermandad desde sus orígenes en plena posguerra. Un mensaje para evitar el triste final de una tradición que es patrimonio inmaterial del código identitario de los villarroteño-mineros.

Fuente del texto: El correo web

No hay comentarios:

Publicar un comentario